Buscar
16:59h. miércoles, 02 de diciembre de 2020
Cristina Martínez Martín
Ciudadana del mundo y escritora tardía
Cristina Martínez Martín

Tuve la suerte de nacer en Larache (Marruecos) y vivir allí hasta los catorce años. En Larache convivían en aquel tiempo las tres culturas (musulmana, cristiana y judía) y multitud de gentes de otras latitudes. Estudié en Murcia y Estrasburgo. Emigré a Canadá y allá eché raíces. Años después, volví a España y, tras un periodo en Barcelona, me asenté en Sevilla. Vivo a caballo entre Sevilla y Quebec. He tenido una vida llena de altibajos y he hecho un poco de todo. La escritura me empezó a rondar cuando con nueve años gané el primer premio de redacción de mi colegio. Pese a ésa y otras llamadas, empecé a escribir muy tarde. Con mi primera novela “Te devuelvo la memoria” gané el premio Galiana del ayuntamiento de Toledo. Ahora bien, no me ha lanzado a la piscina de la escritura hasta 2017. Acaban de publicarme una segunda novela que se llama “País de invierno”.

Mente abierta
¿Tienen parte de responsabilidad las mujeres que lo permiten?

¿Por qué van los hombres de prostitutas? (Leer más)

Lo de ir de prostitutas es algo que, a mí, como mujer, me resulta difícil de entender. 

Motivación
Las Cenicientas se casan con sapos

El novio de Cenicienta (Leer más)

A muchas niñas les tocó ser princesas en su infancia y a otras muchas cenicientas.  La suerte fue caprichosa y estuvo muy repartida. Quienes tuvieron la dicha de nacer en hogares con medios económicos y fueron deseadas, obtuvieron todos los cuidados de sus amorosos padres y demás  familiares, y crecieron pensando que el mundo les pertenecía. Todo lo que deseaban lo merecían por el hecho de ser. 

Historia
CUANDO LAS MUJERES NO PODÍAMOS ASPIRAR A OTRA COSA

PUTAS O SANTAS (Leer más)

Poco más le quedaba de margen de maniobra a nuestras abuelas, bisabuelas y tatarabuelas, incluso a muchas de nuestras madres…  

Mente abierta
CIUDADANAS DE SEGUNDA CLASE

La inmigración y las mujeres (Leer más)

Creo que la inmigración revitaliza, rejuvenece, y provee al país de acogida de nueva savia (no olvidemos que Europa se nos muere de puro vieja), ahora bien, hemos tardado muchas generaciones en lograr una sociedad como la nuestra, todavía con muchos defectos, pero también con muchas virtudes. 

Mente abierta
LA MUJER GOZA DE MEJORES CONDICIONES DE VIDA

Ser mujer en Quebec (Leer más)

Cuando emigré a Montreal (Quebec) hace algunos años  (todavía no se había producido la enorme emigración de nuestra juventud generada por la crisis del 2007), me chocó confrontar la enorme diferencia que había entre las mujeres y hombres de allá y los de aquí.