Buscar
23:21h. Sábado, 16 de Diciembre de 2017

EL EMIRATO DE LOS MIL Y UN LUJOS

Dubái

Esta vez nos vamos de viaje al Golfo Pérsico, a uno de los siete emiratos que componen los Emiratos Árabes Unidos, aunque la mayoría sólo hayamos oído hablar de Abu Dhabi y Dubái. 

Nada más aterrizar en la ciudad que da nombre a todo el emirato, ya te das cuenta de que no se trata de un lugar cualquiera. Las terminales del aeropuerto internacional de Dubái, transmiten con su paredes y suelos de mármol, sus columnas, sus amplias y modernas salas, escaleras y pasillos mecánicos, y su lujoso e innovador diseño lo que puedes encontrar en el exterior.18 [640x480]

En los controles de seguridad, la seriedad de los hombres vestidos con sus túnicas blancas o khandouras, (también se conocen como dishdash), y sus pañuelos en tonos rojizos (sartorially o ghoutras), se rompe al comprobar que procedes de España, el país del fútbol, y la pregunta es obligatoria: “¿Real Madrid o Barcelona?”. Al principio te sorprende, pero en todos los países que he visitado, sin excepción, en cualquier continente, me han realizado la misma pregunta, y hasta me han recitado las alineaciones enteras de los equipos, lo que demuestra cuál es nuestro mejor producto de exportación, y la imagen que tienen de nosotros en el exterior. Esto te lleva a reflexionar cuanto menos.unnamed (6) [640x480]Una vez fuera de las instalaciones, al llegar a la ciudad, además de sentir los hasta 48ºC que puede hacer en verano, tienes la sensación de estar en una especie de parque temático dedicado a “lo más”. Allí todo es lo más grande, alto o moderno del mundo: la ciudad con más centros comerciales del mundo, la más cosmopolita, la de mayores islas artificiales, como las Palm Islands (una península artificial en forma de palmera) y The World (un archipiélago artificial que reproduce el mapa del mundo), el hotel más lujoso del mundo, el Burj al Arab (dicen que el único de siete estrellas que existe), el rascacielos más alto, el Burj Khalifa (con 848 m, o, lo que es lo mismo, de mayor altura que las Cuatro Torres de Madrid puestas una encima de la otra; de subida obligatoria si no tienes vértigo a casi un kilómetro hacia el cielo), o el centro comercial más grande del mundo, el Dubái Mall, kilométrico, donde puedes encontrar, entre las miles de tiendas, sorpresas como una pista de patinaje sobre hielo con una pantalla como una casa, una pista de esquí (sí, en medio del desierto…), o ¡un acuario gigante!, con tiburones y todo. Palabra.

16 [640x480]

Vamos, que es como un Parque de Atracciones, un complejo a lo Walt Disney sobre el lujo, los avances y lo más novedoso levantado en la arena del desierto de Arabia, aunque no al alcance de todos, pues hay mucha mano de obra barata procedente de Asia (India, Pakistán, Filipinas, Bangladesh…) que vive en guetos y no pueden ni pensar acercarse a tanta riqueza.

unnamed 10 [640x480]

Cuesta imaginar que Dubái fuera una ciudad pobre y aislada del mundo que sobrevivía principalmente de la pesca de perlas hasta que, en los años sesenta, el petróleo descubierto cambió radicalmente la vida de sus habitantes para siempre, muchos de los cuales pasaron a ser millonarios en poco tiempo. Algo así como Benidorm con el turismo en esas mismas fechas.

unnamed (14) [640x480]

Pero si el exterior sorprende, no menos lo hace la idiosincrasia de los dubaitíes. En una región en la que más del 80% de los que viven allí son extranjeros (¡más de 200 nacionalidades diferentes conviviendo!), y tan sólo el 17% nativos, la mayoría ricos, es lógico que sean muy endogámicos. Además, debido al calor, la vida se hace en el interior: casas, hoteles, o centros comerciales, y es difícil verlos por la calle. Pese a tener uno de los sistemas de transporte público más avanzados de Medio Oriente, así como uno de los metros automatizados más extensos del mundo, ¡cómo no!, con taxis de lujo, o paradas cerradas con aire acondicionado, son pocos los lugareños que renuncian a sus lujosos vehículos, y, si lo hacen, tienen espacios reservados en los mismos, al igual que las mujeres y los niños.

unnamed 11 [640x480]

También son muy restrictivos con la indumentaria y el comportamiento en público, pudiendo llamar la atención a una pareja por darse un beso en público o entrar en un centro comercial con demasiado escote, tal y como indican los carteles…

19 [640x480]

Otra curiosidad de su comportamiento, es que, al ser un emirato islámico, existe la prohibición de vender alcohol, menos en los hoteles y áreas de influencia… De esta manera, tienen la llave para saltársela. Al ser los hoteles, una vez más, enormes, sus instalaciones y bares se pueden extender hasta límites insospechados, por lo que es fácil ver gente consumiendo este tipo de bebidas en terrazas “de un hotel” que en algún sitio andará. En mi caso, cuando estaba durmiendo en mi habitación, me despertaron una noche a las 5 de la madrugada con gritos, risas, fiesta y jolgorio, y al asomarme veía camareros que no dejaban de entrar portando comida y bebida, y no precisamente infusiones…

21 [640x480]

Asimismo, llama la atención ver a las mujeres islámicas ataviadas completamente de negro con sus abayas. Estas puede ser desde muy sencillas, hasta de diseños con piedras preciosas, por lo que puedes encontrar únicas de todos los precios y calidades. Sin embargo, si observas bien, puedes comprobar que debajo de sus abayas y pañuelos llevan ropa cara y actual de grandes diseñadores, esto se puede ver en los zapatos, carteras y gafas de sol que dejan a la vista. Al llegar a sus casas o estar reunidas solas con otras mujeres, visten a la última moda. Así, se las puede ver comprando cara lencería, o, al salir del coche, asomando un vaquero y zapatos de tacón bajo la túnica. En ese país todo queda de puertas para dentro.

9 [640x480]

En definitiva, Dubái es arena, es lujo y diseño, es contraste, es calor, es intimidad y diversidad… Uno de esos lugares diferentes que no alcanzas a comprender ni imaginar, por mucho que se te diga, hasta que los visitas.

As-salaam-aleykum (que la Paz sea contigo)

unnamed 12 [640x480]

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

José Luis Molinero

https://goo.gl/9K0t1J