Buscar
23:49h. Jueves, 14 de Diciembre de 2017

UNA TÉCNICA DE NUTRICIÓN CELULAR

Agua de mar, un océano de salud

El agua marina activa el sistema inmunológico y vigoriza el organismo

La terapia con agua de mar es una técnica de nutrición celular avalada por sus magníficos beneficios para la salud, contrastados a lo largo de más de un siglo de su práctica en clínica hospitalaria.

El agua de mar, según constató el prestigioso biólogo y fisiólogo  francés, René Quinton, tiene una composición casi idéntica al plasma de la sangre, las lágrimas o el líquido intersticial en el que nadan nuestras células. De ahí, que basándose en la tesis de que el nacimiento de la vida en la Tierra está en los océanos primigenios, se llegara a la conclusión de que el agua marina podría ayudar a recuperar la salud. Está demostrado científicamente que activa el sistema inmunológico, desempeñando un efecto protector que vigoriza el organismo ante virus, bacterias, bajas defensas y otros patógenos estacionales.

agua de mar 2

Algunas empresas han logrado acercar a todas las personas este beneficioso producto natural, poniendo a nuestra disposición agua de mar envasada para el consumo humano. Se puede adquirir en algunos spas, centros estéticos, terapéuticos y deportivos. Generalmente, son aguas recogidas en lugares con un sublime valor biológico, por lo que poseen elevada cantidad de minerales, oxígeno y compuestos orgánicos.

Un maravilloso elemento natural que contiene un 86% de cloruro sódico, mientras que el 14% restante queda conformado por minerales y oligoelementos necesarios para la vida. El agua de mar tomada en pequeñas dosis, una o dos cucharadas diarias, es nutritiva y depurativa. Su ingesta en dosis mayores requiere el seguimiento de un especialista.

Talasoterapia

Desde un punto de vista terapéutico, René Quinton fue el primero en afirmar que “hay una identidad fisiológica entre el plasma marino y el plasma humano”, es decir, que posee la misma capacidad que el plasma humano para servir de soporte mineral a la vida celular. No es simplemente una solución salada cuya composición se aproxima a la del líquido extracelular, sino que nos hallamos ante un suero fisiológico en perfecta ósmosis con el medio interno, que satisface plenamente las necesidades minerales de las células.

El agua de mar puede emplearse como método preventivo, pues al injerirla mejoraremos nuestro estado de salud general. Se considera un excelente nutriente que contiene gran parte de los minerales de la tabla periódica. Contribuye en la absorción de vitaminas y mejora los procesos enzimáticos de las células. De este modo, tanto beber controladamente agua de mar como su uso culinario se considera muy beneficioso para la salud.

captura-de-pantalla-2013-09-17-a-las-10-00-22

Otra cualidad de esta maravilla de la naturaleza es su capacidad para ayudarnos a mantenernos más jóvenes. Hay etapas en las que el cuerpo regenera todas sus células, pero a medida que avejentamos esa capacidad de regeneración disminuye, lo que nos hace envejecer. Una de las primeras facultades que pierde la célula es la de hidratación. En este sentido, ingerir agua de mar nos puede ayudar a estimular esta capacidad que se presenta de forma innata en nuestro organismo durante la juventud.

Además, su carácter alcalino juega un papel muy importante. Todas las enfermedades son ácidas y necesitan un pH ácido para desarrollarse, por ello nuestro cuerpo debe de mantenerse en un pH alcalino para su buen funcionamiento. En este sentido, Otto Warbürg, Premio Nobel de Medicina en 1931, indicaba que “donde hay alcalinidad y oxígeno la enfermedad no puede existir”. Así mismo el emperador chino, Fushi, padre de la medicina marina, ya hace 5.000 años que recomendaba el agua de mar para la prevención y tratamiento de la enfermedad. También el filósofo griego Platón decía que “el agua de mar cura todos los males del hombre”.

agua-de-mar-mujer

Los minerales contenidos en el agua de mar se presentan de una manera inorgánica, es decir, no biodisponibles. Su recogida para uso comercial se realiza en lugares con una alta estabilidad en la composición de minerales, allí donde se forman grandes concentraciones de plancton, capaz de transformar los elementos minerales no biodisponibles en elementos asimilables para nuestro organismo. Está demostrado que entre las múltiples facultades beneficiosas que aporta el agua de mar se encuentra la de nutriente. Se trata de la mejor bebida isotónica para los deportistas y constituye un sustituto perfecto de la sal en las comidas.

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión.

Maripi Gadet

Especialista en Cosmetica Natural

http://www.greenpcomunicacion.com