Buscar
06:20h. Miércoles, 26 de Junio de 2019

CONOCE CÓMO FUNCIONAN Y EL MOMENTO EN QUE LAS CREAMOS

¿Tienes expectativas?

Las expectativas, las ideas preconcebidas que tenemos acerca de cualquier cosa: ir al cine, una cena, objetivos, mujeres... Nuestra mente funciona con expectativas, automáticamente. En mi opinión, se crean sin nuestro consentimiento; es decir, si somos conscientes y queremos evitar formarlas, aparecen igualmente. 

No creo que se deba a que, cuanto más evitas pensar en una cosa, más lo haces; simplemente opino, que nuestra mente formula un pensamiento, una previsión de futuro probable, automática e involuntaria.

Nuestro cerebro navega a gran velocidad. Aunque seamos los capitanes de nuestros pensamientos, las expectativas están en el triángulo de las Bermudas. He pensado frecuentemente que no quiero crearme ninguna expectativa, en cambio, en ocasiones bajo la guardia y me imagino una situación idílica o favorable.

Expectativa!

Cuando llega el momento en que puede ocurrir, a veces, en lugar de hacerlo, ocurre justo lo contrario. En ese instante, una vez habíamos forjado una idea acerca del porvenir, que sucede contraria a nuestros intereses, el dolor es agudo. Es como clavarte una estalagmita en el corazón, que invade tu sistema nervioso repentinamente, para paralizarte con ardor seco.

Ahí estás tú, recordando tus expectativas, aquellas maravillosas ideas preconcebidas, que con mucho gusto creaste para tu propio goce y disfrute. Ahora, en el presente, esas nubes de palabras, esa predicción de imágenes o hechos, jamás perpetrados y nunca verídicos —a día de hoy—, recorre tu espinazo como un látigo que restalla. Yo, sentado en la silla, con la electricidad de mi teclado, estático, le doy forma a estas suposiciones más o menos realistas.

mujer-de-negocios-escribiendo-algo-en-el-aire-con-un-boligrafo_1163-327

Es importante, conocer cómo funcionan las expectativas y tomar conciencia del momento en que las creamos. Inevitablemente, a veces, las cosas no suceden como hemos planeado. Manejar nuestras emociones es capital para la estabilidad. Verbalizar nuestros sentimientos, en caso de sentir malestar, cuando nuestras expectativas no se han cumplido, ayuda a recuperar nuestro estado de salud natural.

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

Héctor Martínez González

Autor de "Una mujer en mis sueños".