Buscar
11:33h. Jueves, 24 de Mayo de 2018

Nunca es tarde para comenzar una nueva vida (Leer más)

Es curioso y a la vez paradójico que, muchas veces nos tiene que suceder algún revés en nuestras vidas, un dolor muy grande o una grave enfermedad para replantearnos los cimientos que han ido formando nuestra vida hasta ahora.

En esos momentos de inmenso dolor, todos nuestros esquemas se rompen, se hacen mil pedazos, y tras muchos “¿por qué a mí?”, llega un momento en nuestra vida que nos cansamos del papel de víctima, y nos replanteamos responsabilizarnos de nuestras vidas, ya que, hasta ahora, con la queja y lamento no hemos obtenido ninguna recompensa y sí, muchos sufrimientos añadidos, porque sin lugar a dudas, esto sí que está en nuestras manos, tomar las riendas de nuestra vida y empoderarnos.

 

En el periodo de transición que se da entre nuestra antigua vida y la futura que está por venir, o mejor dicho si cabe, cuando estamos en la famosa crisis existencial, tal vez te harás preguntas tales como: “¿cuál es mi misión de vida?, ¿para qué estoy aquí?, ¿por qué estoy en este mundo?” Seguro que más de una te suena y te la has repetido mil una vez, ¿verdad?

maxresdefault

No te preocupes si ante estas potentes preguntas, florecen emociones o sentimientos tales como: nerviosismo, ansiedad, frustración, miedo, rabia, etc. ¡es completamente normal y humano! No des la espalda a estas emociones y sentimientos porque nos aportan una información muy valiosa y todo ello será la antesala a nuestra próxima transformación interior.

 

Me gusta especialmente una frase de Gandi que dice: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo” ¡Vamos allá!

 

Todo pasa por algo

 

He llegado a la conclusión de que todo ocurre por algo (aunque en momentos de mucho dolor no podamos verlo así). ¿No te ha pasado alguna vez sufrir por un cambio inesperado y lucho haberte dicho: “¡Uf, de lo que me he librado!”? Así que, te invito a que encuentres y analices situaciones dolorosas o que no logres entender, y saques algún beneficio que hayas obtenido de ellas con el tiempo. ¡Te sorprenderás de que cada tropiezo, esconde una verdadera oportunidad!

dejar-atras-el-pasado-620x350

Borra los “debería” de tu lista de objetivos

 

Vivimos en una sociedad que nos dictan como vivir y qué tenemos que hacer sí o sí. ¡Pues no! Sustituye todos esos deberías y como poco, replantéate si de verdad tú quieres eso para ti, es decir, sustituye cualquier debería, por la siguiente pregunta: “¿realmente quiero eso para mí?

 

Hazte preguntas potentes y reflexiona sobre ti

 

. ¿Cómo te ves a ti mismo?

. ¿Qué actividades te llenan y hacen que se te pasen las horas volando?

 

También puede ayudarte a responder a estas cuestiones, retroceder en el tiempo y observar que es lo que más te gustaba hacer cuando eras un niño/a. ¡Ahí tienes muchas claves valiosas!

 

. ¿Con qué valores te identificas?

 

Anota uno a uno, y puedes guiarte sobre aquellos valores que guían a esas personas que tanto admiras.

 

En definitiva, se trata de lograr tal como decía también Gandi: “La felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces, están en armonía”.

recomenzar-100426202258-phpapp02-thumbnail-4

Nunca es tarde para cambiar

 

Muchas veces, nos llenamos de mil y una excusas para no cambiar; excusas tales como: “no tengo dinero”, “ya soy demasiado mayor”, “quién se va a fijar en mi”. Seguro que te suenan todas estas preguntas más de que sobra (y alguna que otra más), pero tú y yo sabemos en el fondo, que solamente son eso: ¡excusas!

 

Realmente lo que se esconde detrás, es el miedo. Miedo a no estar a la altura, miedo al qué dirán, miedo incluso... ¡a triunfar y brillar! Acaso, ¿las estrellas piden permiso para relucir en el firmamento?

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión.

Yolanda Mármol

http://www.yolandamarmol.com

http://sientetebellaybien.com