Buscar
01:26h. Miércoles, 17 de Octubre de 2018

5 CLAVES

CUMPLE TUS PROPÓSITOS

A muchos, con la vuelta a la rutina nos puede invadir la tristeza, y a muchos otros como a servidora, nos puede ser un reto para cumplir todos aquellos propósitos que nos hemos propuesto o quizás aún no, ¡todavía estás a tiempo!

El otoño me recuerda a cuando era una adolescente y me invadía la ilusión y disfrutaba de oler a libros nuevos ¡qué placer! ¿te pasaba igual?

A muchos, con la vuelta a la rutina nos puede invadir la tristeza, y a muchos otros como a servidora, nos puede ser un reto para cumplir todos aquellos propósitos que nos hemos propuesto o quizás aún no, ¡todavía estás a tiempo!

832e997bee23dcbbf426662f930d25c1-e1421777347729

 

  1. ¿No tienes idea qué propósito elegir? ¡Lee con atención!

 

Es de suma importancia el plantearnos preguntas estratégicas que, nos ayuden y nos sirvan de guía para encontrar tu propósito de vida. Te sugiero y animo a que respondas a estas 3 preguntas:

  • ¿Qué valores y cualidades admiras de otras personas?
  • ¿Qué actividades te hacen sentir pletórico/a y lleno/a de energía? Si tuvieras una varita mágica
  • ¿Qué pedirías cambiar o mejorar en tu vida y/o en el mundo? Respóndelas en tu diario personal y, te cuestiónate otras preguntas de igual importancia para poder llegar a encontrar tu propósito.

 

  1. Escribe un propósito/objetivo alcanzable y ponte un plazo.

 

Es muy importante que lo anotes en un papel/libreta y lo consultes a menudo o lo pongas a la vista, ¿por qué? porque podemos andar en mil cosas a la vez y nuestra mente suele atender a lo que creemos “urgente” o “inmediato”.

CUADRO-METAS_t670x470

 

¿Acaso tu propósito no es algo en mayor o menor medida inmediato para ti o lo anhelas con muchas ganas y quieres que se cumpla cuanto antes? No obstante, no hay prisas, pero tampoco nos crucemos de brazos; para ello es ¡muy importante! Poner una fecha límite –siempre dentro de una flexibilidad- a nuestro objetivo. ¡Comprométete con él y a por ello!

  1. ¿Ya tienes claro tu objetivo y lo has anotado? ¡Toma acción! Y ¡Sal de tu zona de confort!

 

Todas las personas, tendemos a buscar aquellas situaciones y actividades que nos hacen sentir cómodos y fuera de peligro, pero ¡ojo! esas no son las situaciones y/o actividades que nos harán felices, pero sí son las que cumplen a rajatabla el famoso dicho: “más vale malo conocido que bueno por conocer” te suena, ¿verdad? Este ejercicio se trata de todo lo contrario; se trata de atrevernos a conocer personas nuevas y diversas; igualmente aquellas actividades que siempre hemos pensado hacer, pero siempre nos ponemos excusas para no hacerlas. Si no vemos más alternativas que las ya conocidas en nuestro día a día, no podremos averiguar el gran abanico de posibilidades que existen, y mucho menos aún, podrás encontrar tu propósito. ¿Vamos a ello?

  1. Mantén la ilusión cada día y confía en la vida.

 

Conforme nos vamos haciendo mayores y tras las piedras que nos vamos encontrando en nuestro camino, nos va minando parte de nuestra alegría innata y natural como cuando éramos niños, pero no es menos cierto que, dicha alegría y entusiasmo podemos rescatarlo si así lo queremos. Piensa en la última vez que te reíste a carcajada limpia, sin acordarte de nada más que estar en ese momento presente riéndote. Seguramente, te darás cuenta que, las mayores risas y carcajadas más auténticas nos las suele producir las situaciones y momentos más inverosímiles y casuales. ¿Por qué es tan importante estar alegre? Además, claro está que, nos sentimos mejor al estar alegres y positivos, al estar alegres vemos todo desde una mejor y más amplia perspectiva, por lo que, podrás conseguir con mayor facilidad tu propósito u objetivo.

A female backpacking in the mountains.

  1. Comunica tu propósito.

 

Este último punto es ya muy personal, pero cuando digo comunicar nuestro propósito, me refiero aquellos objetivos que nos cuesta comprometernos con ellos o mejor dicho aun, llevarlos a cabo como nuestra rutina habitual.

En mi caso, no soy muy dada a comunicar mis objetivos o propósitos hasta que no se cumplen, pero hay algunos que prefiero comunicarlos –aquellos que más se me resisten- con antelación porque al hacer partícipes a los demás, es como que me adquiero un compromiso y una obligación y, es la única manera de no fallarme ni a mí ni a los demás.

Un ejemplo de ello, es la introducción del ejercicio físico en mi vida –de forma habitual, no esporádica- Así que como muchos sabéis uno mis propósitos que retomo de nuevo son ¡hacer ejercicio! 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión.

Yolanda Mármol

http://www.yolandamarmol.com

http://sientetebellaybien.com

preview-4621510-650x341-98-1484635790