Buscar
00:16h. Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Por uno mismo y por los demás

16 maneras de demostrar respeto (Leer más)

El respeto ha sido uno de los valores de los que más hablamos. Cuando queremos describir a una persona que nos agrada, una de las palabras que prácticamente siempre están presente es “respetuoso/a”. 

Según el diccionario de la Real Academia Española hay diferentes palabras que podemos asociar a este concepto, entre ellas está la: veneración, miramiento, deferencia, incluso una de sus definiciones es la de “manifestaciones de acatamiento que se hacen por cortesía”.

Quizá esas palabras no te suenen tan familiares porque cuando hablamos de respeto casi siempre nos referimos a accionarlo en vez de tomarnos el tiempo de describirlo. De hecho, muchas personas por no saber a cabalidad lo que es este valor, muchas veces consideran que lo practican cuando en realidad están muy lejos de hacerlo y lo confunden con la cortesía, con tener modales o incluso con la manera educada en que nos referimos a otros.

Si eres de los que se quejan porque no consideras que te respeten en tu trabajo, aprende en Gananci cómo ganar el respeto de tu jefe. Otra cosa que hay que tomar en cuenta también es que muchas veces somos nosotros quienes no recibimos respeto porque no lo estamos dando en la medida en que podríamos o deberíamos.

A continuación, encontrarás algunas maneras en las que puedes demostrar tu respeto -en general-, y si ves que estás fallando en alguna de ellas puedes empezar a implementarlas en tu vida a partir de hoy:

A ti mismo:

El respeto a nosotros mismos es algo que muchas veces damos por sentado, pero al hacer una rápida autoevaluación podemos darnos cuenta de que no siempre está ahí o si lo está, puede que en una manera bastante reservada. Te demuestras respeto a ti mismo cuando:

- Te mantienes firme en tus convicciones y no te dejar llevar por la presión de grupos (ya sean amistades, compañeros de trabajo, familia, entre otros) para hacer cosas que vayan en contra de tus valores.

- Cuando cuidas tu cuerpo y no lo llenas de sustancias dañinas para el mismo.

- Cuando te permites decir tus opiniones en voz alta y no te censuras por anteponer el “qué dirán” como prioridad.

- Te demuestras respeto a ti mismo al perseguir tus metas y desarrollar el potencial que se te ha dado en vez de quedarte de brazos cruzados y conforme con lo que has alcanzado hasta ahora.

- También lo haces cuando evitas hablar mal de ti ante los demás. Las personas se dan cuenta de los defectos, así que lo mejor es que no los estés señalando, sino más bien trabajando en corregirlos.

- Cuando estás consciente de tu valía y no permites que nadie te diga lo contrario o que nadie te trate de forma inadecuada

- Cuando te permites hacer las cosas que te agradan y te hacen feliz

- Cuando no dejas que las necesidades de los demás ocupen absolutamente toda tu lista de prioridades.

El respeto propio es muy importante porque de ahí parte la forma en que nos comunicamos, tratamos a los demás y se desarrollan nuestras relaciones personales también. Si no somos capaces de darnos respeto a nosotros mismos cómo podemos exigirlo a otros, si ni quiera sabemos identificarlo…

A los demás:

Ahora, puede que el respeto propio no sea tu punto débil, pero también es necesario respetar a los demás no solamente de manera teórica, sino con acciones. Algunas de las maneras en que puedes demostrar el respeto a los demás son las siguientes:

- Dejando que cada quien sea libre de tener y expresar sus propias opiniones siempre dentro del marco de la tolerancia y manteniendo presente que nuestros derechos acaban cuando termina el derecho del otro.

- Dejando de lado los prejuicios

- Escuchando con atención lo que los demás tienen que decir

- Rechazando el racismo, la misoginia, y cualquier otro tipo de práctica que menosprecie o discrimine por cualquier razón asociada a su sexo, raza, nivel socioeconómico, educativo, entre otros.

- Demuestras respeto cuando elogias los logros de los demás y valoras sus esfuerzos

- Cuando hablas con la verdad y evitas las mentiras a toda costa

- Cuando eres puntual y cumplido con tus promesas

- Cuando eres empático y no te encierras solamente en tus puntos de vista, sino que te permites explorar nuevas perspectivas.

Como ves, hay muchas maneras de demostrarte respeto tanto a ti como a los demás, si crees que fallas en alguno de estos puntos o en alguna de las categorías completa, puedes ponerte como meta ir mejorando ese comportamiento. Si sigues estos consejos de Gananci para tener éxito, lo más probable es que lo consigas y el proceso sea incluso más sencillo de lo que te imaginabas.

 

Edith Gómez

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión.