Buscar
00:20h. lunes, 12 de abril de 2021

LO QUE IMPORTA ES EL DETALLE

Regalos de Navidad

Mientras la publicidad en Navidad nos invade con perfumes para ella y perfumes para él, haciéndonos creer, que con la aplicación de esas lociones vamos a transformarnos en esos modelos de ensueño capaces de accionar nuestros secretos deseos, la realidad se impone.

regalos-navidad-612x408

Ella, si no conoce bien a su pareja, se estruja las meninges en busca de algo original, tal vez unos tirantes, una gorra o un llavero. Él, todavía más perdido, le compra algo que pone en jaque mate su romanticismo.  No obstante, todavía no hay confianza para devolver el regalo ni poner mala cara.  La cosa empeora después del casamiento. 

 

Ellos, los maridos prácticos, se decantan por objetos para el hogar tipo: plancha a vapor, o robot aspirador que aspira todo a su paso por medio de un botón.  Hay quienes aprovechan para comprar a su cónyuge el robot de cocina que, tal vez las ayude a preparar unos platos menos saboríos, sin pasar por el trago de confesarles que cocinan de pena.  Los maridos modernos directamente se auto compran,  para regalarle a ella, el aparataje del que se servirán a la hora de preparar los almuerzos y las cenas.   Los maridos antiguos, los de muchos años, lo intentarán con una joya.   Con eso, se dicen, no fallan.  Los intelectuales les comprarán a sus esposas un libro a su gusto, y de paso podrán leerlos ellos.  

unnamed

Ellas, las antiguas, aprovechan para comprarle al marido ese pantalón que él no se compraría, ni pondría, por nada del mundo, o ese jersey tan chulo color rosa a ver si se apean del machismo, o una corbata que se quedará encima de la cómoda hasta que se la ponga.  El perfume será el recurso de las que no saben por donde tirar y piensan que con esa fragancia todo será más fácil.   Las modernas, tal vez prueben con trastos para el animal de compañía, en tanto se espera a tiempos mejores para tener familia, o tal vez con algo para el coche.  Las ultramodernas se atreverán con algún dispositivo de domótica recién salido al mercado y emparentado con la ciencia ficción.

 

Los tres Reyes ofrecieron al niño oro, incienso, y mirra y, a falta de esos tres regalos, lo que cuenta para celebrar ese acto, es el detalle.   En todo caso, señores, mejor una cafetera que una sartén.  Y, señoras, mejor un abrazo que una mala cara.

 

Cristina Martínez Martín

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión.