Buscar
11:26h. Miércoles, 16 de octubre de 2019

CIUDADANAS DE SEGUNDA CLASE

La inmigración y las mujeres

Creo que la inmigración revitaliza, rejuvenece, y provee al país de acogida de nueva savia (no olvidemos que Europa se nos muere de puro vieja), ahora bien, hemos tardado muchas generaciones en lograr una sociedad como la nuestra, todavía con muchos defectos, pero también con muchas virtudes. 

Disponemos de unas democracias igualmente imperfectas, pero democracias, al fin y al cabo (depende de los ciudadanos el cambiar lo que no les gusta eligiendo a unos u a otros representantes), y gozamos de un bienestar social generalizado, también con defectos, pero bienestar si lo comparamos con la situación del resto del planeta.  De modo que, seamos conscientes de lo que tenemos para no perderlo.  

images

          Sean bienvenidos los inmigrantes, pero no a cualquier precio y de cualquier modo. Por supuesto, seamos respetuosos con sus respectivas culturas y religiones por una cuestión de principios y de ética, siempre y cuando esas culturas y religiones no atenten contra la nuestra. Nuestra sociedad puede enriquecerse con sus aportaciones si eso no supone un paso atrás en todos los avances conseguidos. Por desgracia, esto último está sucediendo. En los comedores escolares de muchos países y regiones europeos ya no se sirve carne de cerdo por respeto a los musulmanes, cuando esa carne barata y saludable forma parte de nuestra dieta. Y digo yo, el día en que se sirve carne de cerdo, los niños musulmanes pueden llevarse un bocadillo y no privar a todos los demás de esa proteína. Otro ejemplo es lo que ocurre con el velo.  Mucha gente aboga por el respeto a ese signo de identidad. Aducen que también las monjas católicas lo llevan. Sin embargo, a ninguna mujer europea se la considera libertina por no llevarlo. Esa es la diferencia fundamental. En muchas de esas culturas la mujer es considerada una ciudadana de segunda, en consecuencia, al chocar con la igualdad en la nuestra, se producen agresiones. Aunque los medios informativos tienen cuidado de no denunciar el origen de los agresores, es vox populi de donde provienen en gran parte. Al mismo tiempo, se detectan comportamientos machistas en nuestra sociedad que pensábamos estaban superados y que se reflejan en las escuelas.  

1448620997_269152_1448622483_noticia_normal

          Por todo ello, creo fundamental por parte del gobierno el advertir a los inmigrantes que, de no adaptarse a nuestra sociedad, no serán recibidos o pueden ser expulsados, y llevar a cabo esas expulsiones si es necesario, cuando se trata de delincuentes o terroristas que solo vienen a hacer daño a Occidente.

Cristina Martínez Martín

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión