Buscar
11:16h. Miércoles, 16 de octubre de 2019

Un sueldo millonario

Detrás de Youtube

Acabo de leer en Internet que el youtuber más cotizado del mundo gana 6 millones de dólares al mes.

Evidentemente, al margen de estar de acuerdo o no con esta plataforma, es un auténtico disparate. He entrado a su canal para ver el contenido que sube: la mayoría eran vídeos donde juega a videojuegos de moda, dice estupideces y hace algunos efectos con la cámara. Mi pregunta es: ¿vamos remando en esa dirección? ¿Ese es el ocio del siglo XXI? Ver vídeos donde un personaje que se ha hecho famoso a través de Internet, gracias a su contenido lúdico y fácil de digerir, da rienda suelta a su ingenio informático jugando a un videojuego. No es el único, ni mucho menos, hay cientos de ellos. De ahí que me llame la atención sobre manera y me preocupe enormemente.

Yo, en particular, aborrezco este tipo de contenido, ya que no me aporta nada en absoluto y considero que es una pérdida de tiempo sin igual. No es divertido, ni gracioso, ni enriquece. Lo alarmante es que haya casi cien millones de personas en el mundo que discrepen (cifras de este youtuber en concreto). Considero que la cultura va a enterrarse entre los ahora llamados deportes electrónicos (videojuegos) y los canales de personas que buscan vivir de ellos creando contenido que la gente demanda. ¿Por qué piden este tipo de contenido? Es una incógnita que no soy capaz de comprender. Estoy seguro de que los niños han crecido con los juegos a través del móvil, el ordenador y la videoconsola. Al llegar entrar en la adolescencia, han continuado jugando. Y ahora, en la adultez, continúan haciéndolo y viendo vídeos de gente jugando. Desesperanzador, inquietante y desde mi punto de vista, inconcebible. Pero tan cierto como la vida misma.

youtubers2

Hay una corriente que defiende los «deportes electrónicos» resaltando los valores que promueven, como el deporte real, y ensalzando las habilidades que puedes adquirir practicando esta disciplina digital. Sin embargo, como no les conviene, obvian que son adictivos; que dejas de dedicarle tiempo a aprender o a realizar ejercicio; y que no socializas (jugar una parte online y hablar por el micrófono, no lo considero hacerlo). En una época donde los valores y la coherencia se tambalean, Internet atrapa a millones de jóvenes sedientos de ganar dinero a través de la red; sin percibir, que en la mayoría de los casos, quedan atrapados en la ignorancia.

Las ventajas que nos ofrece la web Youtube son elevadas. El abanico de oferta es inmenso y no deja de abrirse, con nuevas formas de transmitir conocimientos y maneras de aprendizaje; documentales; vídeos subtitulados... Es una poderosa herramienta que empleada con cabeza puede resultar sumamente útil. El problema, como en varios aspectos de la vida, es su uso inapropiado. Enfocado al ocio y al negocio, Youtube esconde una oscura cara que mira fijamente a los ojos a los adolescentes; quienes ávidos e intrépidos, bajo la ley del mínimo esfuerzo, luchan desarmados por su hipotético futuro.

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

Héctor Martínez González

Autor de "Una mujer en mis sueños".