Buscar
15:44h. sábado, 15 de mayo de 2021

El año que cambió nuestro presente

2020

Llega el dolor vestido de negro en la segunda década del milenio. La sorpresa conmueve a la humanidad y se cierne la oscuridad sobre los habitantes del planeta. 

pandemia-kXYG-U100782752370KSG-1248x770@El Correo

Las alarmas se encienden en los rincones más recónditos de las ciudades; en los bosques; en los corazones. Juegan los pronósticos a dibujar un esquema de probabilidades inconexas que se quiebra por la fatal letalidad de un tímido microorganismo. Un virus que cambia el escenario social. Las empresas se paralizan al tiempo que lo hacen las piernas de los ciudadanos, que desconcertados, recuerdan con nostalgia los meses donde podían caminar en libertad. Llega el confinamiento.

 

Nos hacemos a las cuatro paredes y somos huéspedes de presidios confortables, amables, en los que el reflejo de los tiempos felices ciega la mirada de los inquilinos. Nos miramos al espejo y solo estamos nosotros mismos. Un autoconocimiento forzado se abre paso entre la vorágine de noticias catastróficas expulsadas, con inquina, por los medios de comunicación. La propaganda de la destrucción es una realidad y, mientras tanto, el virus hace buenos los tenebrosos comentarios de los diarios. La muerte está al acecho, ya no se libran ni los más jóvenes.

pandemia-epidemia-virus-coronavirus-salud-1

Parece que es verdad, que nuestra vida ha cambiado, que debemos convivir con un ser insignificante que puede multiplicarse silenciosamente en nuestros pulmones; hasta provocar, por un solidario instinto de supervivencia, la más cruda y parsimoniosa asfixia. Viven los invisibles y mueren los seres queridos. Se tiñen de negro las cortinas cotidianas de los días de la semana. Los fines de semana solo son el comienzo de una nueva tragedia. ¿Hasta cuándo va a seguir esto? ¿Es que no están trabajando las farmacéuticas? Se escuchan noticias de una posible vacuna pero los ensayos están ralentizados por sus propios plazos. Paciencia ante el cataclismo.

 

Observamos cómo van pereciendo ciudadanos anónimos que se convierten en un número. Miramos, con cierto reparo, con un miedo humano, el número de víctimas que ha habido: "bien, hoy solo han sido trescientas en España". Estamos tan sumidos en la tecnología que esta, a través de un sencillo algoritmo digital, ha absorbido la pasión incombustible del brío humano para transformarla en un número decimal. Son las décimas de fiebre de los moribundos pacientes las que ponen fin a una vida de esfuerzo marcada por el injusto azar. No hay justicia, ni divina ni social, solo hechos que marcan con sangre los trazos de la inestable existencia.

FOTO1204

Respiramos a través de una mascarilla, camuflado nuestro olfato y oculto el gusto, esquivando la fragancia de La Parca. Nos meten en la cabeza que el riesgo es extremo; lo damos por hecho. Creemos a pies juntillas unas órdenes sutiles que a la vez, son cambiantes. La OMS donde dice digo, dijo Diego. Y en el mundo, al margen de las teorías conspiratorias y de las lógicas cábalas de una población expuesta, cientos de Diegos siguen muriendo. No está en las manos de los trabajadores detener aquello que escapa a los medios de los que disponen, así que solo pueden confiar en el éxito farmacéutico. Un éxito raudo pero, como siempre, marcado por el dinero.

 

Como telón de fondo, las monedas bailan felices, pasando de una mano a otra, de país en país y a veces, también en la sombra, entre cuentas corrientes que no existen. No es corriente ignorar el poder del dinero, aunque tampoco lo es renunciar a su infame legado. La economía permite que las personas puedan alimentarse, pero solo lo hace porque hemos acatado que este es el único sistema de supervivencia. Un sistema recalentado, cargado de mentiras y de corrupción, con aroma a egoísmo y de color gris. Tan gris, que llueve diariamente en los corazones de los demócratas valientes, al comprobar que, pese a su esfuerzo, hay cosas que jamás dependerán de ellos.

 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

Héctor Martínez González