Buscar
20:02h. Domingo, 20 de Agosto de 2017

DENUNCIAR ES LA MEJOR DEFENSA

El Luchador contra el Bullying

Ricardo vio todo lo que le había pasado a Tomás, pero no hizo nada. 

Dibujo: Liliana Flores
Dibujo: Liliana Flores

¡Oh, que cobardía! Eso no se hace a un amigo. No hay que ignorar sus problemas, sino ayudarle a solucionarlo afrontándolo juntos. Pero Ricardo era demasiado cobarde como para decir a cualquiera que Roger acosaba a su mejor amigo. ¡Y eso que lo sabía desde hacía semanas! Pero nunca había encontrado el valor suficiente para delatar a Roger.

─Ricardo ─le dijo aquel día Tomás─, yo sé que casi siempre ves a Roger pegándome o amedrentándome, pero nunca me ayudas.

─Es que, aunque lucháramos los dos… ¡Tampoco tendríamos ninguna posibilidad! Roger es el más fuerte del colegio.

─Entonces díselo a los profesores, a mis padres, o a algún adulto.

─ ¿Y por qué no se lo dices tú?

─Es que tengo miedo… Roger me amenaza con darme la mayor paliza de toda mi vida si lo hago.

─Pues por ese mismo motivo yo tampoco se lo he dicho a nadie. Aunque Roger no me amenaza, tengo miedo de que si lo delato, podría tomarla conmigo…

NO

Tomás suspiró profundamente, puso una mano sobre el hombro de su amigo y le dijo:

─Te comprendo, pues estoy igual de aterrado que tú.

En ese momento, escucharon una explosión, después, vieron un destello, y al momento apareció un niño de su misma edad, 10 años, con antifaz y capa. En su pecho tenía las siglas LCB.

─ ¿Quién eres tú? ¿Y por qué vas disfrazado de superhéroe?

─Porque soy un superhéroe. Soy el Luchador contra el Bullying. Antes era un niño normal, hasta que un día un chico de mi colegio empezó a acosarme. Pero no me dejé intimidar. En cuanto tuve ocasión, se lo dije a mis profesores, y estos tomaron medidas. Y, por mi valentía, me he convertido en superhéroe, y he jurado que ayudaría a cualquier otro chico que sufriera de bullying.

─Guau… Como me gustaría ser un superhéroe como tú ─dijo Tomás.

─Puedes serlo. ¡Ambos podéis serlo! ¡Solo debéis superar vuestros miedos!

Animados por el Luchador contra el Bullying, Tomás y Ricardo denunciaron a Roger ante sus profesores y a sus padres, y después se convirtieron en superhéroes que ayudaron al Luchador contra el Bullying a evitar que las personas sean acosadas. Roger, por su parte, también se convirtió en un superhéroe, pues después de un tratamiento psicológico, reveló que él maltrataba a los demás chicos por un complejo de superioridad, y tras superar esta situación, fue un niño nuevo, un superhéroe que decidió ayudar a otros acosadores, escuchándoles, prestando atención a sus problemas, preguntándoles por qué lo hacían, y ayudándoles a que se conviertan en buenos chicos y en superhéroes como él.

 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión.

Rubén Darío Ávalos

www.rubenavalos.com